Ella es Julia, una puta española barata

Me gusta colocarme, y mejor si es en compañía de una puta que acceda a mis perversiones. Aqui os presento a Julia, una ramera barata a la que llamaba cuando pasaba esas noches interminables en casa sólo sin más compañía que una botella de whisky y mi paquete de tabaco. De ella me encantaba lo sumisa que podía llegar a ser, accedia a todas y cada una de mis peticiones, además me enamoraba su cara, una cara de furcia que me hacía sentir relajado y tranquilo sabedor que tenía todo lo que necesitaba para pasar una noche más en mi estudio de Madrid. Un saludo, Rufo.



Comentarios

Agrega Tu Comentario



*